PENSANDO ACERCA DE LA “TRADICION”

 ENERO 2.000

El primer mes del año 2000 parece un buen momento para hablar acerca de la tradición.

Para hacer esto, primero tomaré el ejemplo del instrumento en si mismo. El Shakuhachi moderno utiliza un trozo de ébano, cuerno de búfalo de agua u otro material mas duro que el bambú, incrustado en la embocadura.

Además, posee una capa de laca recubriendo su interior. Estas características no eran parte del shakuhachi de tiempo atrás. Por ejemplo, se cree que el material duro era insertado en la embocadura luego de que varios años de uso hubiesen desgastado el bambú. Luego, en algún momento a alguien se le ocurrió la idea de insertarlo desde el inicio. Al respecto de la laca dentro del instrumento, casi seguramente se desarrolló como un mecanismo para proteger al bambú de que se corrompa. Luego alguien se dio cuenta de que si en lugar de utilizar una sola capa de esta laca se aplicaban varias, el sonido mejoraba. Finalmente, alguien posteriormente en al historia se percató de que utilizar ji era mas simple que aplicar varias capas de laca.

¿Y al respecto de las técnicas? Es imposible sostener la creencia de que técnicas como korokoro, el uso de meri sobre tsu meri para obtener la afinación de ro o la digitación del sonido U con solamente el tercer orificio abierto existieron desde el comienzo. Estas deben haberse desarrollado gradualmente a lo largo de varios cientos de años.

Entonces, en estos dos casos, la tradición no es algo que “ocurrió” sino algo que se “desarrolló”.

La naturaleza del Honkyoku es tal que dos personas que aprendan la misma pieza del mismo maestro invariablemente la tocaran de diferente forma. Esta libertad de expresión y transformación de la pieza es parcialmente resultado de la ausencia de pulso en el honkyoku. Si esto es verdad aun en esta epoca moderna en la cual existen los videos, las grabaciones y la notación para ayudarnos, imaginen como eran las cosas 50 años atrás. Solamente podemos asumir que un lapso de tiempo relativamente tan corto como 50 años deben haber cambiado al honkyoku profundamente. Sin embargo esta es la naturaleza del honkyoku y la tradición. De hecho, esto es una parte importante de lo que hace al honkyoku tan poderoso. Aun si uno desea cambiar el honkyoku, es como si cambiase según su propio deseo.

Sin embargo la otra cara de esta moneda es que el deseo activo de cambiar el honkyoku resulta casi invariablemente en un producto no demasiado valioso. En lugar de pensar “quiero cambiar este honkyoku”, lo que estas piezas demandan de nosotros es la actitud de “A que nuevo nivel puedo llevarlo”, pero solamente luego de haber absorbido las técnicas y enseñanzas de aquellos que nos han precedido.

Entonces, “tradición” y “koten honkyoku” no deben ser consideradas como `piezas de museo. Viven solo cuando poseen relevancia en nuestra vida cotidiana. De esta manera el momento actual se vuelve parte de una larga, larga historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s